Curiosa evolución…, por Agustín Cabanillas

Ahora, con el incremental aumento de los ecos de la complejidad y la súper velocidad de expansión tecnológica y de ampliación de las tonalidades del conocimiento, tratamos de desarrollar  una habilidad movilizadora e imprescindible para liderar nuestro negocio de mediación de seguros y posicionarnos en el mercado de manera que podamos competir y a ser posible generando elementos diferenciadores que nos aporten valor añadido. Es algo que en mayor o menor medida todos tenemos claro y más pronto o más tarde nos subiremos al carro .

Pero hay algo que no me cuadra en el proceso evolutivo, deberíamos aplicarlo a todos los aspectos de la mediación. Seguimos estancados en la misma dinámica en el  ejercicio de nuestras funciones profesionales para con el cliente, no aplicamos nuevas formas ni educamos a la clientela a la hora de la prestación de servicio.

Una correduría de seguros debería ser básicamente el lugar donde una persona física o jurídica pudiera dirigirse a adquirir el producto que demanda con la seguridad de que va a encontrar la mejor aseguradora con las mejores garantías y al mejor precio.

Esa es la labor de una correduría, dentro del abanico de aseguradoras y ramos en las que opera, conseguir la póliza que más se ajuste a las necesidades del cliente.

En caso de siniestro, ser la vía de acceso a través de la cual este llega a la aseguradora .

Y se acabó la labor del corredor. A partir de este momento será la aseguradora y cliente quienes interactúen para la resolución definitiva del siniestro y si éste se complica, será el cliente quien tendrá que solicitar los servicios de un abogado para meter en vereda a la aseguradora o por el contrario razonar con el asegurado para hacerle ver que la compañía está obrando con la debida diligencia en base a las garantías contratadas .

Forma parte del proceso evolutivo y también debemos de subirnos al carro en este aspecto.

Debemos abandonar esa práctica tan extendida que es la de “no te preocupes, yo me encargo de todo” te mando perito y de paso si puedo te hago saber si pasa por la mañana o por la tarde, para que no pierdas todo el día sin vehículo, para posteriormente ser mosca cojonera con la aseguradora para ver si está aceptada la reclamación que como no aparece parte del contrario, le llamamos a este para que lo haga rápido y que así nuestro cliente se sienta satisfecho ,más tarde pasamos a lidiar con la compañía para que nos selle cuanto antes el compromiso de pago a la clínica que le trata los daños personales para que le inicien la rehabilitación sin que el cliente tenga que adelantar dinero de su bolsillo porque “Como a mi me han daooo” y para finalizar, porque puede ser mucho más largo, como le han dado siniestro total por un estrecho margen, acabamos negociando con perito, aseguradora y carrocería, piezas recuperadas para que no sume tanto importe y el cliente tenga su auto reparado e impoluto ya que de lo contrario, por el dinero que le dan no compra otro como el que tiene, que dicho sea de paso es lo que vale en el mercado, pero el suyo casualmente es el “cojo coche” y vale más por el rollo sentimental de haber paseado en él a su suegra………………….

Si todo discurre favorablemente al cliente, lo que vamos a obtener  como mucho es un comentario de reconocimiento hacia la aseguradora. Si las cosas se tuercen para el cliente, lo que vamos a obtener es un cliente descontento con la labor del corredor y de cambiarle de aseguradora ni hablamos porque ya no quiere nuestro servicio.  En la rentabilidad económica ni entro, la comisión se ha ido en gestiones y de un dinero que el cliente no me pagó.

Una reflexión y manos a la obra…. Como con las nuevas tecnologías de comunicación.

Agustín Cabanillas

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Colaboraciones, Opiniones sobre el Mundo Asegurador, Profesion de Mediador
2 comentarios sobre “Curiosa evolución…, por Agustín Cabanillas
  1. La labor de cada uno es impagable, y de la misma manera que debemos ser responsables a la hora de contratar cualquier producto servicio, deber? amos ser incluso más estrictos con los bancos.

    [Responde a este Comentario]

  2. Buena la reflexión, y considero importante para el Profesional de Seguros, la existencia de “casos” y “CASOS (mayúsculas)”… cuando el cliente ha cometido algunas faltas, negligencia, etc., ningún siniestro será favorable aunque lo judicialice…. los “CASOS” atendibles, porque realmente el cliente merece la cobertura, serán el magnífico pretexto para fidelizarlo…

    [Responde a este Comentario]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscríbete a Mediator Consulting

Suscríbete a nuestro Blog y recibe este extraordinario Libro Digital de Regalo:

"Secretos del Outsourcing"


Nombre:
Email:

Busca entre estas secciones


 Powered by Max Banner Ads 

 Powered by Max Banner Ads 

Archivos


 Powered by Max Banner Ads 

El Blog de Faico para Emprendedores Online (Haz Clic)

Powered by WP Robot